¿POR QUÉ AMO EL CAJON DEL MAIPO?

Lugar son historias en las que vivimos. Y algunos lugares nos gustan más que otros. ¿Por qué?

Ricardo Rozzi  nos cuenta una historia sobre un lugar que ama.

—secundo de la serie. Si tienes un lugar que te encanta, envíanos tres párrafos y cuatro fotos y lo compartiremos.

¿POR QUÉ AMO EL CAJON DEL MAIPO?

Con mi hermano menor, Aldo, en los cerros de SanJosé de Maipo en 1972

Mis raíces están en el Cajón del Maipo. Crecí entre los años 1960s e inicios de los 1980s pasando largos períodos en San José de Maipo, ubicado en la precordillera de Santiago de Chile. Recuerdo las excursiones con mi hermano Aldo, cuando alíamos a caminar por los cerros tras las huellas de los pumas, las cumbres nevadas, las primaveras coloreadas por flores altoandinas. La biota andina estaba cruzada de vientos frescos que fue la razón por la cual mi familia decidió irse a vivir a este valle que trae salud para el cuerpo y el espíritu.

El río Maipo arriba de San José de Maipo en marzo 2022.

En las tardes, los arreboles señalaban la hora para regar las huertas y plantas ornamentales. Cada noche el río Maipo nos acompañaba con su sonoro cauce descendiendo entre grandes rocas y empinadas laderas por el valle glacio-fluvial. Las voces de sus aguas impregnaron indeleblemente mi vigilia y mis sueños hasta hoy, varias décadas más tarde. El río Maipo nace desde las cumbres andinas, y con rus ríos tributarios y lagunas cristalinas alimenta de agua a un 80% de la población en la ciudad de Santiago. En su recorrido irriga al matorral esclerófilo nativo y recurrentes filas de álamos que cada año señalan el inicio de otoño con su follaje amarillo. Hoy el valle del Maipo ofrece a los santiaguinos un lugar de reconexión con la naturaleza. En nuestra historia fue en este valle, en El Canelo, donde a mediodía del 13 de agosto de 1994 celebramos en medio de cumbres nevadas, acompañados de las vocalizaciones de picaflores y otras aves, de la pieza para flauta Diva y el canto de amigas amigos el matrimonio con Francisca Massardo.

Hernán Jara interpreta el tema “Diva”:

Grabación de sonidos del río Maipo:

 

En este mismo valle, en El Canelo y luego El Manzano, en la cabaña de El Tiempo es Arte, paso ahora el verano 2022 durante un período de rehabilitación de mi fractura de tibia, peroné y tobillo izquierdo, escuchando desde enero a los fío-fíos antes que emprendan su migracion hacia el Amazonas a inicios de abril. El nombre de la cabaña expresa la riqueza biocultural de este valle que alberga sabidurías ancestrales de pueblos originarios, de arrieros que cada verano suben a las aguadas con sus ganados, de familias que han cultivado chacras y frutales fecundos, de artistas y recientes emprendimientos de ecoturismo que tejen la cultura junto a la biota mediterránea andina.

Cabaña El Tiempo es Arte en El Manzano, Cajón del Maipo, marzo 2022

Grabación de cantos fío-fios:

Fio Fio fotografiado por José Tomás Ibarra

Esta biota resiste ahora el inexorable arribo de la ciudad, de las casas que desde Santiago van escalando los cerros incrementando la fragmentacion del bosque esclerófilo que padece los crecientes calores y sequías del cambo global, y nos pide que volvamos a escuchar al río. Si lo escuchamos, podremos adaptarnos de mejor forma al cambio climático y co-habitar, como ciudadanos bióticos (biocitizens) en este valle que refresca la vida nutrida por el río Maipo, con mayor cuidado y respeto por su diversidad biocultural. 

Glaciar colgante y laguna Monumento natural El Morado 2012, en el valle del río Volcán uno de los principales tributarios del río Maipo. Fotografía tomada por mi primo Sergio Celis Rozzi.
About the author

Translate »